Ayuntamiento Educación y cultura Juventud y deportes Noticias Policía Local Servicios sociales

Lardero dice “Stop bullying”

210211 BULLING EN LARDERO

Desgraciadamente el bullying o acoso escolar continúa siendo un problema en nuestra sociedad y Lardero tampoco se libra de ello. La trabajadora social del Ayuntamiento ha recibido últimamente distintas consultas sobre posibles casos en nuestra localidad por eso queremos, desde estas líneas, realizar un llamamiento a todos los vecinos para que rechacen y denuncien este tipo de actuaciones y promuevan comportamientos de respeto y tolerancia hacia los demás, en particular, sobre los que son diferentes. Recordemos que en la diferencia está la grandeza de la sociedad.

El bullying suele producirse en los centros educativos durante los cambios de clase, el recreo, en la fila para entrar a clase, en baños o pasillos, en el transporte escolar, en el comedor, incluso en el aula, mientras el profesor está distraído o de espaldas a la clase. Sin embargo, en otras ocasiones, también se produce fuera del entorno escolar, en la calle o en los parques. Habitualmente son adolescentes que, respaldados por su grupo, la toman con personas con discapacidad o que, por cualquier motivo, son diferentes.

Este tipo de comportamientos son, a menudo, difíciles de detectar por parte de padres y adultos. Estos son algunos de los síntomas que puede presentar un niño que sufre bullying:

  • Depresión, ansiedad o irritabilidad
  • Reducción del rendimiento escolar y problemas de memoria y concentración.
  • Dificultades para dormir y pesadillas.
  • Miedo a estar solo.
  • Trastornos y malestares físicos como cansancio, falta de apetito, dolor de cabeza o sensación de ahogo.
  • Falta de deseo de ir al colegio o juntarse con otros niños, aislamiento social, apatía e introversión. Faltas recurrentes de asistencia al colegio.
  • Mantenerse en estado de alerta de manera constante.
  • Sentimientos de culpa y asunción de responsabilidad de los hechos.
  • Conductas de huida y evitación. Negación de los hechos e incongruencias.
  • Llanto incontrolado, respuestas emocionales extremas.
  • Temblores, nerviosismo palpitaciones, inquietud, estado de alerta constante.
  • Ideas e intentos de suicidio.

 

MÁS INFORMACIÓN